***

Lo único constante es el cambio.

***

Todos sabemos que en la vida por más que planeemos las cosas y tengamos ciertas expectativas, debemos aprender a lidiar con la incertidumbre: aquella compañera que está siempre presente y nos hace recordar que hay circunstancias ajenas a nosotros y que obran cambios que muchas veces ni los esperamos.

En medio de mi más reciente proyecto personal, el lanzamiento de mi página web, he vivido esta realidad a un nivel que no lo había llegado a experimentar, al menos conscientemente. Todos sabemos que la ley natural de la vida dice que lo más probable es que los hijos debemos ver morir a nuestros padres, pero por más que sepamos eso, es complicado prepararnos ante esa posibilidad. Mi padre ha venido en un deterioro físico en los últimos años e iniciando el presente, empezó a tener recaídas muy fuertes; los médicos nos han dicho que ya no hay mucho más que puedan hacer así que nuestra familia lleva semanas viviendo esta incertidumbre de cuándo llegará el momento de dar el último adiós a nuestro padre; realmente estar preparado para estas situaciones es un reto muy grande y puede hacer que debas poner muchas cosas en pausa, mientras se da el triste e inevitable desenlace.

Especialmente quise tratar este tema porque me hizo reflexionar que la vida nos dice que no necesariamente todo debe estar perfecto para que se den las cosas y que aunque tu foco inevitablemente esté en otro lugar, hay que continuar con los planes que tenemos trazados y aprender desde la humildad y la confianza a vivir con la incertidumbre. Hay cosas que están por fuera de nuestro control con toda seguridad, pero sobre lo que sí podemos decidir, es sobre cómo queremos afrontar aquellas experiencias que no son necesariamente gratas: o buscamos encontrar nuestro centro para experimentar y sentir lo que debamos sentir, o nos dejamos arrasar por las mismas; aunque parezca complicado, siempre habrá un lugar seguro, nuestro potencial interior que es sabio y que sabrá guiarnos por el camino cierto.

Como les comentaba esta situación de alta incertidumbre coincidió en el tiempo, con mi proyecto de lanzar mi página, así que como trato siempre en mi vida de encontrar los aprendizajes asociados a mis experiencias, la lección más importante que rescato en este momento, es que debemos siempre buscar como convivir con estas incertidumbres, reconciliarnos con ellas, fluir con lo que traiga cada día haciendo nuestro mejor esfuerzo y encontrando maneras de continuar con la vida, con nuestros planes, quizás no al ritmo que habíamos planeado, pero seguir moviéndonos hacia nuestras metas y nuestros sueños.

***

Encontremos la belleza que guarda la vida, aún en los momentos más inciertos

***