Mucho se ha dicho sobre la relación que existe entre las afecciones de salud y el estado interior, o el estado del alma; se dice que una enfermedad es la oportunidad de sanar algo espiritual. Soy una convencida de aquel decir, como es arriba es abajo, que en términos de este tema de salud, lo transformaría en, cómo es adentro es afuera; no se puede pretender tener una buena salud si por dentro estamos llenos de resentimientos, perdones pendientes, envidias o celos arraigados, siendo todos estos sentimientos simplemente la materialización de nuestros miedos, que a su vez se reflejan en desarreglos en nuestros cuerpos. En una entrada pasada hablamos sobre el efecto y poder de los miedos, te invito a que lo leas haciendo click aquí . Para empezar a alejar el miedo de nuestra vida y llenarla de su opuesto, es decir el amor, además de conquistar los miedos tal como se indica en la entrada en referencia, debemos buscar la manera de incorporar a nuestras vidas: la confianza, la libertad, el desapego. Particularmente creo que practicando vívidamente estas tres experiencias, el panorama de nuestra vida puede cambiar, y por ende, nuestra salud será más armoniosa.

Confianza: Confiar que cada uno tiene un alto propósito al estar aquí en la tierra; no es casual que estemos con otros millones de personas esta experiencia de vida; confiar en que cada uno, tiene todo lo que necesita para poder llevar una vida plena, tomar las decisiones apropiadas y lograr lo que está destinado a hacer. Confiar en que todo va a estar bien, a pesar que hayan momentos que se nos mueva el piso y podamos experimentar algún tipo de dolor. El secreto es tomar todo con una actitud de aprendizaje y eliminar de nuestro vocabulario las palabras castigo y víctima, ya que lo único que hacen es dejar el poder  de conducir tu vida por fuera de ti, lo cual en primer lugar no es cierto, y por otro lado no nos conviene pues nos hace sentir indefensos.

Libertad: Hacer lo que te dicte tu corazón; una persona que no hace lo que su ser interior quiere, sino lo que le “ha tocado” hacer, con seguridad no será una persona feliz y por ende su organismo tendrá problemas de salud. Hacer lo que haga vibrar tu corazón te pone en un ambiente siempre alegre, de fiesta, armónico y eso redundará en todos los aspectos de tu vida. Buscar aquello que te de el coraje y la valentía para tomar las riendas de tu vida y hacer lo que te haga feliz.


Desapego
: Hace algún tiempo publiqué una entrada sobre el apego; llevar una vida comprendiendo que tanto las personas, las cosas, las situaciones que nos acompañen son temporales y tienen un propósito en nuestra vida, y por ende en cualquier momento se puede terminar alguna de ellas cuando el propósito se cumple; cuando ello ocurre el golpe será con seguridad mucho menor a cuando has cimentado tu vida sobre factores externos a ti y férreamente arraigados a eso “fuera” de ti. Estoy segura que todos conocemos casos de personas que se ven gravemente afectadas en su salud después de procesos fuertes como pérdidas tanto de seres queridos, como de cosas materiales; como lo he mencionado en ocasiones anteriores, claro que nos debe afectar, pero no olvidemos que tenemos el supremo poder interior de sobreponernos a todo cuanto pase en nuestra vida, y si no lo crees, te invito a que recuerdes una situación bien difícil en tu vida, a que recuerdes cómo te sentías cuando sucedió y que veas ahora cuando ya es historia qué fue lo que te hizo poder superar esa situación.

***

“AMA, porque cuando amas, estás usando el poder más grande del universo.”

***

En gran medida nuestra salud está en nuestras manos… No acumulemos emociones, no nos dejemos arrasar por ellas, no odiemos, eso no nos hace nada bien y busquemos las formas de transmutar todo aquello que no nos haga sentir bien ya que sobre todo, por respeto a nosotros mismos, debemos alejar de nuestra vida todo aquello que nos distancie del amor, de la armonía y la plenitud que es nuestro bendito derecho al estar aquí y ahora en este plano donde podemos hacer del proceso de aprendizaje toda una aventura emocionante y placentera, o la más terrible de las pesadillas. ¿Tu cómo estás eligiendo vivirla? Si no es el sueño que siempre esperaste, qué estás haciendo para que cambie la situación? Contáctame si quieres conocer los procesos que acompaño para llevar el equilibrio y la armonía a tu vida.

***

Suelto, Entrego, Confío, Fluyo, Agradezco y Bendigo.

***