Ya hemos visto tres de los cuatro acuerdos, que según la sabiduría tolteca al practicarlos, se avanza de forma importante en el camino de lograr un estado de armonía y plenitud en la vida; estos han sido: Sé impecable con tus palabras, No te tomes nada personalmente y No hagas suposiciones. El último acuerdo es el puente que permite que los otros tres se vayan convirtiendo en algo habitual y éste es: Haz siempre tu mejor esfuerzo. Hacer siempre el mejor esfuerzo implica siempre dar lo mejor de sí en cada situación y cada momento de nuestra vida; si siempre tenemos en nuestra conciencia que dimos nuestro mayor esfuerzo bajo todas las circunstancias, no tendremos razones para recriminarnos. Si haces todo con tu mayor esfuerzo, la productividad se incrementará así como la intensidad y plenitud con la que vives tu vida, ya que aprendes a disfrutar de la misma y a hacer las cosas con agrado; por otro lado, el autojuicio se reducirá dramáticamente y por ende el drama ya no será el protagonista principal.

Hay que anotar que el practicar estos cuatro acuerdos requiere de un compromiso genuino y una voluntad gigante pues implica desprogramar una serie de acuerdos distintos con los que hemos sido educados y que están profundamente arraigados.

Este último acuerdo como lo decía al inicio, es un puente para practicar el resto de los acuerdos; no esperes ser siempre impecable con tus palabras, tampoco esperes no volver nunca más a tomarte las cosas personalmente o nunca más hacer ninguna suposición, pero siempre podrás hacer tu máximo esfuerzo, y si lo haces, hábitos como emplear mal tus palabras, tomarte las cosas personalmente y hacer suposiciones se irán debilitando y con el tiempo se harán menos frecuentes.

El incorporar la práctica de estos acuerdos en nuestra cotidianidad nos permitirá tener una vida mucho más equilibrada, libre de dolor y drama que a los seres humanos tanto nos gusta; estableciendo un convenio cada día de respetar estos cuatro acuerdos y manteniendo la voluntad de ir avanzando más en la práctica de los mismos, sin necesidad de hacer juicios cuando se “falle” en alguno, sino teniendo la tranquilidad de respetar el compromiso adquirido y la conciencia de que es un proceso, en el que dando tu máximo esfuerzo te acercarás cada vez más a vivenciar lo que la práctica de estos principios toltecas trae, y es que pueden transformar radicalmente nuestra experiencia de vida mientras estemos de visita por la tierra.

Espero que estos cuatro acuerdos hayan aportado algo útil para ti y si te animas, leas el libro completo que es super recomendado.