Puede que te haya ocurrido o te ocurre, que cuando miras atrás, quizás te culpes por decisiones que has tomado en el pasado: una decisión financiera, sentimental, profesional… en fin. Se dan casos en que el arrepentimiento por lo que se ha hecho en el pasado puede ser tan alto, que te frena en tus proyectos, que no te permite ver que hay múltiples opciones y que con mucha seguridad, te hace presentar incluso episodios que te pueden enfrentar a situaciones similares que tuviste que manejar en el pasado.

No puedes avanzar con fluidez en tu vida si no cierras con amor y compasión los capítulos desafiantes o dolorosos del pasado; si los recuerdas con dolor o con rabia, estás resistiendo, e inevitablemente aquello a lo que se resiste persistirá.

En contraste, viendo con compasión el pasado, entendiendo que obraste con la mejor intención en el momento de acuerdo a tus creencias y a los recursos que tenías en ese tiempo, podrás empezar a ver con otro prisma el para qué se presentó una situación específica y posiblemente, entender qué lección tenía para ti la vida.

Todos tenemos episodios que en algunos momentos decimos que sería mejor olvidarlos. Sin embargo, si lo vemos desde una manera más objetiva, te vas a dar cuenta que TODO, absolutamente todo lo que has vivido, lo “bueno” y no “tan bueno”, es lo que ha forjado el ser humano que ahora eres.

Yo creo que nada de lo que nos ocurre es eventual, y a pesar de lo doloroso o desafiante de alguna situación particular, los aprendizajes que representan para el crecimiento son grandiosos, si tienes la sabiduría de verlo desde esa perspectiva y no desde un enfoque de víctima.

Honra cada cosa que hayas vivido, porque hace parte de tu crecimiento, de tu transformación, de tu cambio. Honra tu vida y no te des látigo por lo que has hecho “mal”; ten compasión contigo mismo, mírate con amor y reconoce la valentía con la que has manejado situaciones desafiantes.

Honra tu camino, honra tus experiencias, honra las personas que han pasado por tu vida, y con esa apertura, con seguridad ayudará a florecer todas tus virtudes para que vivas la vida grandiosa que todos estamos destinados a vivir.