*** Caminar ligeros nos permitirá disfrutar más el camino ***

En muchas ocasiones en nuestra vida podemos sentir que tenemos mucho peso en nuestra espalda, que movernos por la vida no necesariamente es fácil; esto ocurre frecuentemente porque hemos permitido que nuestra energía se vea afectada por cosas que no son nuestras, porque llevamos cargas ajenas. Es por esto que es vital que cuidemos nuestra energía, que nos mantengamos limpios y livianos, entonces qué podemos hacer para cuidarla?

– Debemos empezar por el principio: cuidar los pensamientos que llegan a nuestra mente y las palabras que salen de nuestra boca. Ambos, pensamientos e ideas que expresamos, moldean en gran parte la realidad que vivimos, por ello es parte esencial estar muy pendiente de las mismas y preguntarse con frecuencia: ¿lo que estoy pensando me permite avanzar en mis planes de vida? ¿o acaso son pensamientos saboteadores? Por otro lado preguntarse: ¿me estoy expresando desde el amor? ¿qué estoy construyendo con lo que expreso? Nada sacaremos con llevar a cabo otras posibles prácticas para “limpiar” nuestra energía si tenemos nuestra cabeza llena de pensamientos de baja vibración y si lo que expresamos no edifica.

– Acerquémonos a la naturaleza: el hecho de abstraernos al ver un pajarito cantar o volar, al escuchar un riachuelo, apreciar mariposas y sus colores, sentir la brisa en la cara, bañarnos en el mar, nos llevará a un nivel de vibración más alto y por ende nos ayudará a descontaminarnos de las malas vibras. Aprovechemos cualquier momento de conexión con la esencia pura de la naturaleza para elevar nuestra energía y no nos dejemos sorprender de las pequeñas grandes cosas que nos ofrece.

Por otro lado la naturaleza nos ofrece sus ingredientes naturales para ayudarnos a limpiar las energías: descansar los pies en sal marina, tomar infusiones naturales para tranquilizarnos, hacer uso de aceites esenciales para armonización de espacios, tomar un baño con una esencia de lavanda, entre una gran variedad de opciones naturales para mejorar nuestro bienestar.

– Seamos conscientes de los espacios que habitamos o que transitamos: seguramente les ha pasado que entran a algún sitio y se sientes completamente cómodos, mientras que hay otros lugares que nos desarmonizan; en muchas ocasiones esto se debe precisamente a la energía de quienes habitan ese espacio y en estos casos es importante no engancharte con las mismas. Puede que en estos espacios habiten personas cercanas a ti, así que envía amor hacia las mismas y busca desmarcarte para no llevarte contigo cosas que no te pertenecen, recuerda que cada quien tiene su propia carga. Si se diera el caso que transites por espacios que te atemoricen, pide asistencia divina (independiente de lo que la divinidad signifique para ti) para que te mantenga seguro y limpio de posibles influencias negativas.

– Cuida lo que ves y lo que oyes: Aplica filtros a lo que ves y oyes; las noticias que hay en la radio y tv puedes ser un drenaje grande de energía si permitimos que nos llenen de temor y miedo. Por ello es muy importante que siempre filtres lo que recibes, y elige sencillamente no ver y escuchar lo que no te aporte; esto no signifique que hagas la del avestruz, meter tu cabeza en un agujero en el suelo para no ver u oir, sino que simplemente seas consciente de cómo te afecta y elijas qué puedes hacer para buscar mantener tu equilibrio interno. Recuerda que siempre antes de ir a dormir es importante hacerlo llevando imágenes tranquilas a nuestro cerebro, así que no te vayas a la cama después de ver un documental de guerra o una película de terror.

– Las relaciones desafiantes: todos tenemos relaciones con personas que no necesariamente nos traen armonía a nuestra vida, con algún familiar, con un amigo, con un jefe; en todas estas situaciones lo más importante es buscar no chocar ni tener confrontaciones, sino más bien, entender el mensaje que hay para nosotros con este tipo de personas con las que no congeniamos tan bien; nadie llega a nuestra vida por accidente, así que si hay alguien en tu vida seguramente está para mostrarte o enseñarte algo.

– ¿Con quién estamos compartiendo nuestro tiempo? De las interacciones con las personas más cercanas es de donde se atrae gran parte de la energía que tenemos en nuestra vida, así que es más que válido y necesario preguntarse sobre la calidad de dichas relaciones, ¿qué nos están aportando?, ¿sentimos tranquilidad o por el contrario rechazo? Una continua evaluación de nuestras relaciones cercanas nos permitirá estar censando si nuestra energía está comprometida o no.

Aquí elaboré unos puntos generales para transmitirte la importancia de cuidar nuestro campo energético y de cómo en el día a día podemos ayudar a mantenerlo lo más limpio posible. Termino este post con un tip que te puede ayudar también en esta tarea: inicia cada día con un pensamiento e intención empoderadora: ábrete a que la vida te sorprenda y aprovecha todas las oportunidades que ese día te presente; te garantizo que será muy distinto si inicias tus días con pensamientos de ese estilo que con pensamientos como: ¡Uy, otro día, qué pereza! Intención, recuerda que tus acciones van hacia donde está tu intención así que procura tener siempre intenciones positivas.