Los miedos, así como las creencias son compañeros durante nuestro recorrido en la vida. Algunas de las creencias que tenemos nos darán el valor y el arrojo para ir hacia nuestros sueños, sin embargo en este camino siempre nos encontraremos con los miedos, que en muchas ocasiones están tan arraigados que pueden hacer que desistamos de nuestras metas. Entonces viene la pregunta, qué hacemos con los miedos?

El primer paso es identificarlos, y un buen ejercicio que puede apoyar este propósito, es sacar una lista de todo aquello a lo que tememos; créeme que si te animas a hacerla, te sorprenderás de todo aquello que has listado, pues usualmente tenemos sólo claramente identificados algunos miedos puntuales. Una vez hecha la lista, sería interesante hacer un recorrido por la misma y preguntarse sobre la posibilidad real de que se materialicen; muchas veces tememos de situaciones “supuestas” y eso nos trae sufrimiento, pero pensemos, es realmente necesario? Revisemos aquella lista bajo un prisma realista puesto que muchas veces suponemos desde lo negativo, pero qué sucedería si supones desde lo positivo? Cuántos miedos podrían eliminarse de la lista?

Una vez hayamos hecho una primera depuración podemos revisar de nuevo aquellos miedos que aún existen; te puede ayudar preguntarte, ¿en qué ocasiones este miedo ha salido a flote y cómo lo he manejado? Si fue una situación exitosa, a lo mejor lo más conveniente es identificar la técnica usada para entonces saber qué hacer cuando vuelva a aparecer; si por el contrario, observas que podrías haber dado un mejor manejo, piensa entonces si ahora se presentara la situación qué podrías hacer? ¿Qué puedes hacer para avanzar en el camino de conquistar esos miedos? Es importante identificar los que más te afecten y encontrar actividades que puedas ir haciendo para ir afrontando y minimizando el poder de esos miedos que eventualmente te pueden estar impidiendo llevar la vida que has soñado.

No somos seres infalibles, sin embargo depende de nosotros elegir qué papel le damos a nuestros miedos… ¿Van a ser ellos quienes gobiernen nuestras vidas y nos inhiban de hacer lo que queramos? Tenemos el poder de identificarlos, enfrentarlos y conquistarlos.

***

Pregúntate, si no tuvieras miedos ¿qué harías?

***