Hubo una época en mi vida donde me sentía muy sola; pasaba el tiempo y no lograba hallar una relación estable y muchas veces contemplaba la posibilidad de que no encontraría a nadie quien me acompañara en mi camino; en un comienzo dicha idea me aterrorizaba! Llegar a viejita y sola! me daba tristeza; sin embargo poco a poco, comencé a reenfocar la situación, a identificar cómo me sentía con esa probabilidad, y fue así que paulatinamente dicha posibilidad se volvió mi amiga, y logré ya no sentirme triste ni desdichada si ese fuera mi destino. Empecé a valorar todo lo bueno que tenía en mi vida, a interiorizar que realmente no es que hayan medias naranjas, porque somos seres completos, sino seres que nos pueden ayudar a que nuestro camino sea mucho más feliz. Fue así cuando no me enfoqué en la carencia, sino en todo el potencial que yo tenía, que con el tiempo las cosas cambiarían en mi vida.

En mi camino de aprendizaje, tuve relaciones sentimentales que me marcaron mucho porque en dicha época mi autoestima no estaba fortalecida, y quizás como en muchos casos, primero buscaba aprobación externa; las relaciones que en su momento se podrían haber catalogado como errores, son las que me fueron direccionando a un camino de crecimiento personal que es el que me ha ayudado a empoderarme y empezar a atraer mejores cosas en mi vida. El reconciliarme con mi pasado, con las experiencias que en su momento no fueron agradables, perdonarme por mi actuar en dicha época, desechar las culpas, fueron piezas claves para avanzar y no quedarme atornillada en situaciones particulares. Cuántas veces nos quedamos atorados porque primero nos culpamos por lo que ha pasado, y segundo, porque a la culpa no le gusta ser soltada! es como algo que se aferra fuertemente, pues de alguna manera tenemos una programación colectiva en la que la culpa tiene un rol protagónico. Es clave poder hacer procesos de perdón para soltar estas culpas antes de movernos, sobre todo cuando hemos estado inmersos en situaciones poco saludables por mucho tiempo.

En el tiempo que estuve sola (léase sola como una persona sin pareja), aprendí a disfrutar mucho del tiempo que pasaba conmigo misma, y me parece que eso es vital para luego poder construir una relación estable. Durante una época, cuando llegaba el fin de semana y no tenía ningún plan, me daba a veces una leve depresión; con el tiempo cuando entendí que todo tenía su momento, y aprendí a disfrutar de cada momento, a hacer planes distintos y como lo decía antes, a no enfocarme en lo que “me faltaba” sino en todo lo que tenía. Cuando se llega a interiorizar eso, ya ese sentimiento de soledad se desvanece, pues no hay cómo estar sólo, porque aprendes a llenar cada espacio con tu presencia, con todo lo que puedes hacer y darte a ti misma.

Después del tiempo que debía pasar, las cosas se fueron dando y se pudo llevar a cabo el encuentro que el destino tenía marcado, con alguien que resonaba con mi energía y ya estamos ad-portas de celebrar nuestro quinto aniversario de matrimonio! Estoy convencida que dicho encuentro se dio porque se había preparado el camino, porque estaba en una disposición positiva, porque al estar bien conmigo misma, ya estaba lista para compartir mi vida; pienso que sólo teniendo una buena disposición es que podemos atraer las bendiciones a nuestra vida.

Si estamos en una situación de sentirnos solas, eso es lo que atraeremos a nuestra vida! En cambio si independiente de que tengamos o no pareja, nos sentimos plenas y llenas de vida, en esa misma medida estaremos atrayendo las nuevas experiencias que vendrán a acompañarnos. No estás nunca sola, si te fortaleces internamente, si aprendes a escucharte, si aprendes a disfrutar siempre de tu compañía. Las únicas personas con las que estamos siempre las 24 horas al día somos nosotros mismos, así que ¿cómo está esa relación que es primordial para poder interactuar con los demás?

*** No estás sola, puede que en ocasiones te sientas sola, pero realmente no lo estás ***

*** Siempre te acompañan tus sueños, tus planes, tu esencia! Una vez aprendas a conectarte con ella, nunca más te sentirás sola! ***