¿Cuáles son los sentimientos y pensamientos que te acompañan por estos días en los que nos acercamos al fin de un año? ¿Qué tan cómodo te sientes con lo que lograste e hiciste durante los últimos 364 días? Puede que sea una mezcla de sentimientos, entre ellos la alegría, el orgullo, quizás tristeza, de repente algo de frustración o de pronto algo de rabia por todo aquellos que no salió como esperabas. Todo aquello que sientas es completamente válido, y ahora que estamos a punto de iniciar un año te pregunto, ¿cómo te estás preparando para recibirlo?

Cómo está tu tranquilidad, confianza y comodidad para iniciar los nuevos retos del nuevo año que pronto iniciará? Te invito a que pienses un poco sobre esto, te tomes el tiempo para hacer los balances respectivos y que desde el amor y con neutralidad tomes las lecciones de todo aquello que consideras que no fue “tan bueno”, agradezcas por lo que te aportaron y te enfoques en todo lo positivo que tienes y que te rodea para iniciar el nuevo año renovad@ y con tus intenciones claras. Qué quieres lograr, qué estás dispuest@ a hacer para llegar a donde quieres, genuina claridad y sobre todo alineación con lo que digan tu intuición y tu corazón, pues son ellos quienes de verdad te guiarán hacia el lugar que debes estar.

Confianza, seguridad, gratitud, tranquilidad en ti, en el universo, en la creación, pues todo cuanto nos sucede contribuye a nuestro proceso evolutivo. Confía, cree y crea tu realidad, aquella que te haga vibrar, no hay porqué seguir esperando, puedes hacerlo ya!

Todo lo mejor para el nuevo año y mil gracias por seguir mi blog, facebook o twitter; espero haber aportado en algún momento en tu vida con algo que haya compartido. Bendiciones infinitas y en el nuevo año continuaré compartiendo contenidos que nos aporten a todos.