Estamos en un mundo en el que se le da un valor muy alto a “tener la razón”; sin embargo, realmente ¿eso qué significa? ¿Porqué es importante estar en lo cierto? ¿Qué gano con eso? ¿Qué es lo cierto o lo correcto?

Considero que la humanidad ya ha pagado un precio bastante alto por mantenerse en la búsqueda de tener la razón… ¿Cuántas guerras se han librado y se siguen librando por esta causa? Tener la razón tiene una relación directa con el ego… Si yo estoy en lo cierto y tu no, yo me siento más poderoso

Seguramente habrás escuchado muchas veces la frase: ¿qué prefieres, tener la razón o ser feliz? Muchos aún contestan lo primero; ceder en ocasiones no es símbolo de debilidad, sino por el contrario, de grandeza al dar más importancia al amor que al ego. Y no estoy hablando de dejar de hacer lo que nuestro ser dice que debemos hacer, ya que ante todo la coherencia es uno de nuestros más altos valores; a lo que me refiero es al pulso constante que existe por demostrar quién está en lo cierto y quién no.

Cuando hemos interiorizado el hecho que no hay nada que demostrar más allá que tener nuestra consciencia tranquila y estar alineado con nuestra verdad, entrar en discusiones de lo cierto o no, rara vez nos trae algún beneficio. Encontrar tu verdad, porque cada quien tiene una distinta, ser fiel a tus principios y a las creencias que ayudan a que tu vida sea mejor y respetar las diferentes versiones de verdad de los demás, es mas importante que andar por la vida demostrando quién tiene la razón.

Enfocar nuestros esfuerzos en lo que nos hace bien y lo que propicie nuestra armonía, aunado a hacer lo que esté en línea con nuestro propósito o misión, podría ser una buena manera de conducir nuestra vida e irnos alejando del drama asociado al querer tener la razón.