Recordando el camino… ¿qué pasó en este tiempo?

Aquí estoy de nuevo escribiendo en mi blog después de una larga ausencia. Muchas situaciones han pasado en mi vida en este tiempo y otras prioridades me alejaron de escribir y producir contenido, sin embargo cuando algo resuena en tu vida y es algo que debe ser, las circunstancias del destino te conducen a retomarlo. Así que aquí estoy de nuevo, preparando muchas cosas para organizar mi casa ante ustedes, que es mi página, mi blog.

Creo que es importante tomar los espacios en tu vida necesarios para preguntarte qué quieres, qué te motiva, realmente qué te hace vibrar; estas pausas en la vida, pueden ser muy cortas o muy largas, y su duración es perfecta, pues después que pase el tiempo que deba pasar, tendrás las herramientas y la energía para retomar aquello que deba reencausarse. Lo más importante es que si en tu interior sientes una voz que te indique que aquello es algo a lo que debes prestar atención, no te hagas de oídos sordos, ya que por algo está presente esa sensación; ser fiel a los llamados del corazón es vital para que nuestra vida sea una vida con sentido y no sólo una existencia que se deja llevar en muchas ocasiones por lo que los otros quieren.

Recordar el camino es ser fiel a ti mismo, fiel a tu esencia, fiel a tu propósito; en este proceso a veces es inevitable preguntarse, y porqué dejé mi camino o lo descuidé, y lo importante de este cuestionamiento es tener claridad de qué nos llevó a tomar distancia, pero nunca encasillarse en latigarse porque eventualmente sentimos que “perdimos el tiempo”. Debemos siempre confiar que el universo nos pone en frente aquello con lo que resonamos, así que si necesitamos estar un tiempo en nuestra zona de confort no está mal, siempre y cuando no hagamos de ella nuestro hogar permanente.

Los invito a que piensen si hay algo que han querido hacer siempre y que por las razones que sean no lo han hecho aún; es quizás este el momento de retomarlo? Sienten que su corazón se siente feliz cuando se visualizan haciendo aquello? De ser así ahora puede ser el momento de retomar el camino hacia aquello que seguramente está alineado con nuestro propósito de vida.

Alejarse del camino es válido, para reflexionar o experimentar otras cosas; lo que no se vale es si estás en un camino que no es el tuyo, que no te hace feliz y que lo sigues sólo porque así “te lo ha puesto la vida”. Somos artífices de nuestro destino y lo que hagamos con él depende del camino que hayamos decidido tomar. Y tú, te sientes feliz recorriendo tu camino?