Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia canción por cantar, la verdadera tragedia sería irnos de este plano con nuestra música adentro – Dr. Wayne Dyer

¿Qué ritmo te viene bien a ti? Muchas veces tocamos ritmos que son ajenos y por ende no suenan armónicos; cuando nos sintonizamos con nuestra melodía interna todo se alinea; esta es una metáfora sencilla sobre la forma como decidimos llevar nuestra vida … ¿tomamos las riendas de la misma o permitimos que otros la conduzcan?

Es muy común que hayan episodios en nuestra existencia en los que por querer “quedar bien” con los demás podemos llegar a traicionar nuestros principios e ideales. Si hacemos sintonía con nuestra melodía interna podremos actuar de manera coherente con nuestro sentir e independiente de las consecuencias en nuestro interior habrá paz y tranquilidad; sin embargo cuando actuamos como consecuencia de estímulos internos sin seguir a nuestra intuición, siempre sentiremos que algo no anda bien, pues no fuimos fieles a lo que nuestro ser nos indicaba. Te podrás preguntar, y ¿cómo hago para saber si estoy sintonizado con mi melodía interna? La respuesta es sencilla … no lo vas a saber, ¡lo vas a sentir! Estamos tan acostumbrados a un mundo y un entorno en el que se le rinde culto al Saber pero tenemos relegado al Sentir, porque el saber, el conocer, de cierta forma es mucho más tangible que lo relacionado con lo que se siente, lo que tenga que ver con lo sensitivo se deja de un lado porque puede ser muy subjetivo. Ahora bien, ¿cómo sintonizarnos más con el Sentir? Lo más importante es buscar espacios y momentos donde puedas estar contigo mismo, esto no quiere decir necesariamente que debas estar aislado o en silencio, con la práctica podrás hacer esa conexión así estés entre una multitud, se te convierte en una práctica hacer como un escaneo y preguntarte, ¿qué estoy sintiendo? ¿qué pudo producir lo que estoy sintiendo? Soy una convencida que el continuo autoexamen de sensaciones te puede brindar muchísima información valiosa que te permitirá conocerte cada vez más. ¿Qué beneficios puedes obtener de estar pendiente de tus sensaciones? Primero que todo, identificarlas, conocerlas para poder detectar situaciones o episodios que te generen ya sea sensaciones de bienestar o malestar. Al estar consciente de estas situaciones, te garantizo que tus comportamientos y tus respuestas cada vez se irán sintonizando más con tu ser, y de esa manera podrás ir conociendo esa melodía que te hace vibrar y así buscar la forma de que cada vez la puedas tocar o cantar mejor.

Con respecto a las sensaciones que se producen por efecto de las emociones, es importante buscar empoderarse de las mismas responsablemente y no “culpar” a externos de la forma como te sientes; existen situaciones en las que si bien terceros participan, está en nuestra potestad elegir cómo nos sentimos ante cualquier escenario que se presente… depende de qué tan centrados estemos y nuestra actitud ante lo que suceda. Es muy común escuchar expresiones como: ¡Es que Fulanito me hace dar rabia!; ¿realmente Fulanito te hizo dar rabia? ¿Quién es el dueño de tus emociones? ¿Fulanito o tu? Cada uno tiene la libertad de elegir cómo sentirse, cómo reaccionar.

En medio de la locura del tren de vida que implica nuestro estilo de vida moderno, busca esos espacios y momentos para desarrollar ese diálogo interno con esa persona con quien debes asegurar una comunicación clara y continua … ¡tú mismo! Analiza la manera como te refieres a ti mismo, si es con afecto y con cariño, o por el contrario si es con enojo, reproche y dureza; no podemos esperar tener relaciones sanas con los demás, si la relación con nosotros mismos tiene roces y conflictos. Recuerda que con toda seguridad hay un rincón en el universo que puedes mejorar y eres tu mismo y si lo haces desde el amor, los resultados se reflejarán con más luz y esa melodía o canción cada vez sonará mas lindo.

¿Te animas a sintonizar tu melodía interna?