Quiero hoy invitar a la reflexión con este hermoso cuento de la India.

Había una vez un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol que estaba profundamente triste. Tenía un problema: “No sabia quien era, ni que tenia que hacer.”

El manzano le decía que era muy fácil hacer sabrosas manzanas. “¿Por que no lo intentas?”

No lo escuches, le decía el rosal. Es mejor tener rosas. ¿No ves que bellas son?”

Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, pero como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez mas frustrado.

Un día llego al jardín un búho, la mas sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

-No te preocupes, tu problema no es grave, muchos seres sobre la tierra lo tienen. Yo te mostraré una nueva posibilidad: “No dediques tu vida a ser como los demás quieren que seas… Busca ser tú mismo, conociéndote y escuchando tu voz interior, ella te dirá cual es tu vocación, tu misión en esta vida.”

Y dicho esto, el búho desapareció.

-¿Mi voz interior…? ¿Ser yo mismo…? ¿Conocerme…? ¿Vocación…? ¿Misión….?

Se preguntaba el árbol desesperado, cuando de pronto, comprendió…Y cerrando sus ojos y sus oídos, pudo abrir su corazón, y escuchar una voz interna diciéndole:

“Tu jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje…Esa es tu vocación..Es para lo que has nacido “Descubre como manifestarla”.

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de si mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. Así, pronto creció y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

¿Estás siguiendo lo que te dice tu voz interior? ¿Estás siendo fiel a lo que te dice tu esencia y conociéndote realmente a fondo para conducir tu vida con sabiduría?

No permitamos que el ritmo frenético de la vida moderna nos lleve a ser unos completos desconocidos de nosotros mismos y sobre todo a SER seres que en realidad no somos; buscar espacios y maneras de conocer realmente tu esencia resultan vitales para poder alcanzar vidas plenas. Si en este planeta cada quién se conectara realmente a su vocación, ¿cómo crees qué cambiarían las cosas?